Archivo del Autor: Cristina Carbonell

PorCristina Carbonell

La autoestima y su influencia en nuestro éxito

Es habitual hablar coloquialmente de la autoestima, desde los niños hasta personas de edad avanzada este concepto se utiliza sin reparar en su significado más profundo. La propia palabra “auto-estima” lo define,  la estima que nos tenemos a nosotros mismos.

Cierto es que esa “propia estima” va a tener influencias de los sentimientos de éxito y fracaso de nuestra trayectoria vital y en estos sentimientos la opinión de las personas significativas habrá tenido mucho que ver.

Por por mucha confianza y cercanía que podamos tener con personas de nuestro entorno, no hay nadie qfotoue nos conozca tanto como nosotros mismos, nadie que viva en nuestra piel.

Por ello la autoestima es una valoración que hacemos sobre nosotros mismos con toda la información disponible, sin juicios y es de vital importancia que nos detengamos en lo positivo y seamos capaces de reconducir aquéllo de lo que no nos sintamos tan satisfechos.

La opinión de los demás funciona de espejo, nos informa de aquello que dejamos ver a los demás sobre nosotros mismos y en ocasiones escucharlas puede ser muy útil para modificar nuestras relaciones el mundo. En el fondo lo que los demás opinan de nosotros tiene mucho que ver con lo que nosotros mismos pensamos y desde luego con lo que transmitimos.

Mejorar la percepción sobre nosotros mismos guarda una relación directa con la opinión que generamos en los otros, cambiarla está a tu alcance y con ello cambiarán muchos aspectos limitantes de tu vida.

Identifica tus fortalezas para potenciarlas y tus debilidades para transformarlas en fortalezas, aprende a aceptar críticas sin desmoronarte y a recibir elogios sin sonrojarte, ¿te animas a intentarlo?

PorCristina Carbonell

La autoestima, está en nuestras manos

autoestimaLa autoestima es algo de lo que todos somos capaces de hablar pero muy pocos trabajamos para mejorarla.

El autoconcepto, las estiquetas que nos ponemos o nos ponen, nuestra relación con los demás, la comunicación con nosotros mismos…. todos estos elementos conforman nuestra autoestima y manejan nuestra conducta sin que seamos conscientes muchas veces.

Lo más importante es darnos cuenta de nuestra capacidad para manejarla y mejorarla, no es algo que venga de fuera, aunque nuestro entorno familiar en la niñez ha aportado muchos elementos que cuando somos adultos pasan a ser una responsabilidad propia.

Toma conciencia y aplicar herramientas para trabajarla día a día nos pone en línea con nuestras metas y objetivos, pero dejarla como está y al azar de éxitos y fracasos puede causarnos mucha insatisfacción. ¿Tú qué eliges?